domingo, 22 de octubre de 2017

Por la estepa zamorana

Aunque esta mañana de Domingo íbamos a ser seis, al final fuimos cuatro, pero nos quedamos en dos. Al ser la Carrera Mucho x Vivir algunos de los integrantes del grupo corrían y por ello no salieron en bici, pero hubo dos que optaron por salir en bici y después correr, de ahí que fuéramos cuatro y nos quedáramos sólo dos.

Pero volvamos al principio, salimos con frío de la Ciudad Deportiva y seguimos el cauce del Duero y del Valderaduey por el carril bici sin lograr entrar en calor.


Cruzamos la N-122 para tomar dirección Coreses, pero nos desviamos para ir hacia la pista de aeromodelismo. Por fin se nos quitó el frío subiendo algunas de las cuestas que encontramos antes de llegar a dicha vista. Entramos a verla y continuamos ya sólo dos. Bordeamos Coreses y cogimos un camino que nos llevó hasta Algodre.

Desde Algodre nos dirigimos hacia Gallegos. Entre medias encontramos varias subidas, y el paisaje estepario por todos lados, hectáreas y hectáreas, casi llanas y en esta época sin ningún tipo de cultivo. Parecía talmente un paisaje desértico.


Llegamos a Gallegos, lo atravesamos y continuamos hacia Villalube.


Este último tramo fue algo más llano que los anteriores. Al llegar paramos en la plaza, junto a la iglesia y una imitación de la Fuente de los Leones, y allí tomamos nuestro almuerzo.


Tras él comenzamos la vuelta con más subidas y bajadas y enormes rectas como protagonistas. Pasamos cerca de Gallegos y de Coreses. También estuvimos cerca de Molacillos, pero el track que habíamos marcado no entraba por ninguna de esas localidades.


Proseguimos hacia Zamora entrando a la ciudad por el barrio de Las Llamas, si bien dimos algo de rodeo para pasar por la gasolinera a hinchar una rueda que había pinchado justo al entrar en Zamora. Desde allí creímos que lo más conveniente sería ir a una de las casetas de Los Tres Árboles a hidratrarnos y recuperarnos. Así lo hicimos y así dimos por concluida la ruta.


Para descargar la ruta haz clic en el logo de Wikiloc

Powered by Wikiloc



Animación de la ruta:


domingo, 17 de septiembre de 2017

En busca del San Pedro de la Nave inundado

Pensamos que la gran sequía que estamos sufriendo no podía tener nada positivo, pero nosotros hemos logrado sacar algo de ello, el poder contemplar el antiguo emplazamiento de San Pedro de la Nave, inundado por el embalse de Ricobayo, y que sólo puede verse en ocasiones como esta, en las que el nivel de las aguas está bajísimo.

Pero para llegar a estas ruinas tuvimos que hacer antes un trecho. Salimos de la Ciudad Deportiva ocho bikers, que podían haber sido diez si no hubiera sido porque a última hora fallaron dos.

Salimos de Zamora por el Espíritu Santo y por el barrio de San Isidro.


Ya en lo alto de San Isidro, cruzamos la N-122 y continuamos con dirección a Palomares, pero antes de llegar cogimos un camino que ha estado mucho tiempo cerrado y que se ha abierto por orden judicial gracias a la constancia y buen hacer de Bicizamora. 



Desde Palomares fuimos hacia Valdeperdices, pero no llegamos al pueblo, sólo hasta la entrada, desde allí ascendimos hacia la carretera que va a El Campillo. 


Por ella rodamos rápido hasta llegar a la iglesia visigótica de San Pedro de la Nave.


Desde allí continuamos por un camino que nos llevó hasta otro que desciende hasta la misma orilla del embalse. Desde allí ya pudimos contemplar los restos de lo que fue San Pedro de la Nave.



Impone ver lo que un día fue un pueblo, y que hoy no es más que restos de paredes de piedra. No pudimos por menos que ponernos en la piel de todos aquellos que tuvieron que abandonarlo todo para que Iberdrola obtuviera beneficios.






Tras pasear por las ruinas y comer algo, iniciamos la ascensión. Hubo una parte que sólo los más fuertes lograran superarla sin bajar de la bici. 

Enseguida llegamos de nuevo a El Campillo y desde allí nos desviamos a la derecha para tomar un bonito camino que va bordeando el embalse. Después tuvimos que realizar una gran ascensión con dirección hacia Muelas.



Ya cerca de Muelas cambiamos de dirección para volver hacia Palomares. 


Y ya desde Palomares regresamos a Zamora volviendo a entrar por San Isidro, pero descendimos hacia Valorio donde nos hidratamos y enseguida volvimos a nuestras bicis para finalizar la etapa.

Para descargar la ruta haz clic en el logo de Wikiloc

Powered by Wikiloc



Animación de la ruta:




jueves, 7 de septiembre de 2017

Ruta nocturna al Teso Mayo

Teníamos ganas desde hace tiempo de hacer una ruta nocturna, pero por diversos motivos no encontrábamos fecha... hasta hoy, noche de luna llena, con una temperatura muy agradable y con una cena que nos esperaba al final, ingredientes todos que la hacían aún más atractiva.

Quedamos a las 20.30 en la Ciudad Deportiva, aún de día, y salimos hacia Coreses.


Llegando a esta localidad empezamos a ver la luna, rojiza, asomando por el horizonte, y la luz comenzó a escasear. Encendimos nuestras linteras, focos o luces frontales y continuamos nuestro camino.


Cruzamos Coreses y proseguimos por la carretera de Algodre, si bien la abandonamos por seguir por un camino. Este camino nos llevó a otro y poco después comenzamos a ascender, en realidad casi no dejamos de hacerlo hasta el Teso Mayo.


Llegamos a esta altura (que nosotros también la conocemos como las antenas de Algodre) y desde allí se podía contemplar un buen espectáculo de las luces nocturnas de los pueblos de alrededor y de Zamora.


Volvimos atrás unos metros y bajamos hacia Algodre. Desde allí continuamos por carretera hasta Coreses y desde esta localidad volvimos a Zamora por el mismo camino por el que habíamos hecho la ida.

Al llegar a los Tres Árboles nos esperaban dos bíkers, uno de ellos quiso celebrar su cumpleaños y nos tenía preparadas cervecitas frías y una suculenta cena a base de tortillas de patata, pimientos, chorizo, empanada y quesada. Mejor final imposible.



Para descargar la ruta haz clic en el logo de Wikiloc

Powered by Wikiloc



lunes, 14 de agosto de 2017

Intento (fallido) de ascenso a la Parva de Avedillo

No es usual que casi a mitad de agosto nos reunamos tantos bikers como los que salimos esta mañana, siete en total, si bien desde Zamora sólo salimos seis, el séptimo se unió a nosotros en Morales, adonde llegamos tras cruzar el Puente de Hierro y coger el carril bici que lleva a esta localidad a la altura del cementerio.


Ya los siete nos dirigimos hacia Pontejos y desde este pueblo fuimos a Cazurra por lo que un día fue carretera y ahora es algo así como "carremino".


Tras cruzar Cazurra fuimos a Peleas de Abajo, también por el camino de siempre. Al llegar a la plaza giramos a la derecha y no mucho después a la izquierda para iniciar un ascenso que terminó por llevarnos hasta el macro huerto solar que hay por la zona. Lo bordeamos y ascendimos para llegar a ese bosque que tanto nos gusta y que es tan extraño por algunas de las variedades que guarda en su interior, sobre todo por los muchos cipreses que alberga.



Tras atravesarlo realizamos algunos cambios de sentido para terminar llegando a Santa Clara de Avedillo.


Cruzamos el coqueto pueblo de lado a lado y salimos del mismo por la carretera de Fuentespreadas. Enseguida vimos a un lado la famosa Parva de Avedillo, a la que queríamos intentar ascender.



Por un error al interpretar el track no lo hicimos por donde debíamos, así que rodeamos esta muela y tratamos de ascender por la cara por la que habitualmente se desciende. A simple vista fuimos conscientes de que era imposible por el estado del terreno y por la inclinación, pero aún así lo intentamos hasta donde pudimos. Después, bici en mano, llegamos hasta arriba.


Las vistas desde allí son magníficas como es de suponer. Nos recrearnos con ellas e hicimos alguna foto de grupo.




 Tras ello comenzamos el descenso, casi todos también con la bici en la mano los primeros metros.


Después continuamos de nuevo por la carretera de Fuentespreadas y tras girar en alguna ocasión rodamos hasta llegar a Jambrina. Desde esta localidad fuimos a Pontejos y desde aquí a Morales, pero dando un pequeño rodeo por pasar por una chopera muy agradable. Terminamos saliendo junto a la autovía y desde allí a Morales tardamos ya sólo unos minutos.

Allí despedimos a nuestro compañero y nos hidratamos. Tras ello nos dirigimos a Zamora, la primera parte por la carretera y después por la vía de servicio y desde El Cristo por el carril bici.

Para descargar la ruta haz clic en el logo de Wikiloc

Powered by Wikiloc


Animación de la ruta:





viernes, 11 de agosto de 2017

Ruta con invitadas

Esta tarde de agosto se daban las circunstancias ideales para rodar en bicicleta, buen día, excelente temperatura, buena compañía y ganas de pasarlo bien.

Salimos de la Ciudad Deportiva tras bikers y una amiga que quiso venir con nosotros. Primero rodamos en paralelo al Duero para continuar por Valorio. Ascendimos para coger el camino que nos llevó a las cercanías de La Hiniesta. Nos desviamos hacia la izquierda y terminamos descendiendo hacia Palomares. 

Desde Palomares tomamos dirección hacia Andavías, donde nos esperaba otra amiga. Desde allí nos dirigimos hacia el viaducto Martín Gil, también llamado "Los Cabriles". Llegamos a las inmediaciones y nos sorprendió el bajo nivel del embalse. Ya junto al viaducto pudimos ver los restos de los vagones que cayeron en su momento desde el puente.



Tras una pequeña parada para reponer fuerzas, y hacer algunas fotos, comenzamos la vuelta, al principio por el mismo camino que nos había llevado hasta allí, pero más adelante tomamos otro camino distinto pero que terminó por llevarnos hasta Andavías porque allí se tenía que quedar nuestra amiga.

Desde esta localidad volvimos por carretera hasta La Hiniesta por miedo a que se nos hiciera de noche antes de llegar a Zamora. Ya en La Hiniesta volvimos a tomar el camino habitual, aunque volvimos a la carretera, ascendimos la cuesta, y retornamos a un camino que nos dejó a la entrada de Zamora y un regalo final en forma de un sin fin de abrojos en todas nuestras ruedas.